40 invento(ra)s que cambiaron el mundo

El camino de la ciencia y la tecnología no es fácil, pero todas estas mujeres hicieron historia con sus invenciones. Salvaron vidas, nos hicieron aprender, nos protegieron, nos ayudaron a avanzar… Desde luego, hay muchas más. Aquí te presentamos solo a cuarenta inventoras que destacaron por su ingenio y tenacidad para mejorar el mundo.

Si quieres experimentar la emoción de una vida dedicada a los ingenios científico-tecnológicos, prueba ‘La Carrera de los Inventos’, un juego de mesa de 1 a 4 jugadores que puedes descargar gratis para imprimir, en este enlace.

1. Ann Lambrechts, hormigón con fibras de acero

El hormigón se utiliza mucho en construcción porque es resistente y funciona fenomenal para aguantar la compresión de grandes estructuras, como edificios y paredes. Pero, si se utiliza en horizontal, como por ejemplo para hacer un tejado, necesita un refuerzo extra. Es verdad que el hormigón reforzado se utiliza desde hace décadas, pero meter esas enormes varas de acero en el hormigón requiere mucho material y mucho trabajo. Ann Lambrechts patentó unas horquillas de acero muy pequeñas, del tamaño de un clip, curvadas por las puntas y rectas por enmedio, que, mezcladas con el hormigón, crean una malla de refuerzo tridimensional sin mayores complicaciones. El Oceanogràfic de València, que tiene un tejado curvo de hormigón muy fino, se pudo construir gracias a su invento.

Wikipedia

2. Dorothy Hodgkin, vitamina B12

Dorothy Mary Crowfoot Hodgkin (1910-1994)​​ ganó el Premio Nobel de Química en 1964 por su técnica de cristalografía de rayos X, un método para identificar las estructuras tridimensionales de los cristales. Así, logró desvelar la estructura tridimensional de muchas biomoléculas que los químicos orgánicos no habían podido descifrar, como el colesterol, la penicilina, la vitamina B12, o la insulina. Conocer la estructura de una molécula es un paso muy importante para entender cómo funciona y cómo manipularla. Gracias a su invención, hoy disponemos, por ejemplo, de vitaminas en pastilla para mejorar nuestra nutrición siempre que esté indicado.

Difracción óptica, equivalente a a la cristalografía de rayos X. Wikipedia.

3. Mary Anderson, limpiaparabrisas

Mary Anderson (1866-1953) fue una empresaria e inventora norteamericana. Durante un viaje en tranvía, se dio cuenta de que el conductor tenía que bajar del vehículo muchas veces para limpiar la suciedad del cristal frontal, impregnado de agua de lluvia y hielo. Esto retrasaba mucho el recorrido del tranvía. En 1903, patentó un dispositivo de limpieza de parabrisas controlado desde el interior del vehículo, como los que se siguen usando hoy en día. 

4. Pilar Mateo, pintura “antibichos”

Pilar Mateo (1959) es una científica española con vocación humanitaria. Cree que la ciencia debe estar al servicio de la sociedad y por eso se dedica a desarrollar nuevas tecnologías que ayuden a las personas con menos recursos. Uno de sus inventos más destacados es una pintura insecticida que elimina los insectos que transportan la enfermedad de Chagas. Este es uno de los problemas de salud más graves de América Latina y se transmite por la picadura de una chinche que transporta el parásito Trypanosoma cruzi. La pintura de Pilar Mateo evita que las chinches puedan vivir y desarrollarse. 

www.inesfly.com

5. Jane Cooke, quimioterapia

En la década de 1940, la quimioterapia o tratamiento químico del cáncer solo se utilizaba como último recurso. Hoy en día es de lo más corriente. Fue la oncóloga Jane Cooke Wright (1919-2013) quien convirtió la quimioterapia en un tratamiento viable para los pacientes con cáncer. También, lideró expediciones médicas a China, Europa del este y África para tratar pacientes de cáncer. 

nbcnews.com

6. Alice Parker, calefacción central

Alice Parker (1895 – ?) se cansó de los inviernos helados en su ciudad natal de Nueva Jersey (EE.UU.). Le parecía que la chimenea no era suficiente para mantener la casa caliente. Así que, sin ningún tipo de experiencia o formación al respecto, inventó un horno de gas natural que patentó en 1919. De su diseño surgen el termostato y la calefacción de aire forzado que se pueden encontrar en muchos hogares hoy en día. Aunque no sabemos mucho sobre su vida, podemos agradecerle el estar calentitos en invierno. 

7. Jeanne Villepreux-Power, acuario

Si alguna vez has tenido un pez de colores en casa, en su acuario con su casita y sus piedras, puedes agradecer esta invención a Jeanne Villepreux-Power (1794-1871). Aunque no pudo estudiar en la escuela ni en la universidad, ella sola aprendió a leer y a escribir. Primero trabajó en la moda, como costurera y diseñadora, pero le gustaba tanto la naturaleza que acabó dedicándose a la biología marina. Le interesaba especialmente estudiar el Argonauta argo, un molusco octópodo, y para eso construyó las llamadas “jaulas de Power”, jaulas de vidrio sumergibles precursoras de los acuarios actuales, para observarlos. Fue la primera en descubrir que estos animales construyen sus propias conchas. Hasta entonces, se pensaba que las recogían “de segunda mano” como los cangrejos ermitaños. Publicó muchos libros sobre biología marina y sobre cómo recuperar especies acuáticas en ríos y lagos.

Argonauta argo. Wikipedia.

8. Maria Beasley, bote salvavidas

El invento más famoso y más importante de Maria Beasley (1847-1904) fue, seguramente, la balsa salvavidas. Antes de su modelo se utilizaban botes salvavidas de madera pero ella se propuso crear uno más eficiente que fuera “a prueba de fuego, compacto, seguro y fácil de lanzar” Su nuevo diseño, patentado en 1880, tenía unas barandillas que rodeaban la balsa y flotadores rectangulares de metal. Se podía plegar y desplegar. Aunque el diseño de Beasley está anticuado ya, este concepto de bote salvavidas compacto sigue utilizándose hoy en día. El transatlántico R.M.S. Titanic, hundido en 1912 durante su primera travesía, llevaba a bordo 20 botes de Beasley que salvaron la vida a 706 personas.

9. Stephanie Kwolek, Kevlar® (tejido antibalas)

El trabajo más conocido de la química Stephanie Kwolek es resultado directo de la influencia de sus padres. Aunque su padre murió cuando Stephanie era muy pequeña, le enseñó a amar y estudiar la naturaleza y las ciencias. Su madre era costurera y una apasionada de la moda.

Cuando terminó la carrera de química, Stephanie tenía la intención de continuar formándose como médico. Pero empezó a trabajar en la empresa DuPont para poder pagar sus estudios. Allí, inventó el Kevlar®, un nuevo tipo de tejido basado en polímeros (plásticos) súper resistente, cinco veces más fuerte que el acero en proporción al peso.

Al principio, su invento se utilizó para neumáticos, pero actualmente se usa en todo el mundo para fabricar artículos espaciales, cables submarinos, cascos, frenos y chalecos antibalas.

Guantes de Kevlar®. Wikipedia.

10. Flora de Pablo, proinsulina

Seguro que sabes que la insulina es una hormona que el cuerpo genera para controlar los niveles de azúcar en sangre. Pero, antes de ser insulina, tiene una forma diferente y se le llama proinsulina. Pues bien, antes se pensaba que la proinsulina no servía para nada más. Sin embargo, Flora de Pablo (1952) descubrió que la proinsulina tiene funciones muy importantes durante el desarrollo embrionario. Hoy en día, Flora desarrolla fármacos basados en estas investigaciones. Por ejemplo, la proinsulina podría ser la clave para tratar la retinosis pigmentaria, una enfermedad genética que produce ceguera.

Estructura de la proinsulina. Wikipedia.

11. Evelyn Berezin, procesador de texto

En 1968, Evelyn Berezin (1925-2018) desarrolló el primer programa que permitía editar y almacenar textos en una computadora, lo que ahora llamamos procesador de texto, como por ejemplo el “Microsoft Word” o el “Open Office”. Además, creó lo que se considera el primer ordenador de oficina, desarrollado en principio para el ejército de Estados Unidos. También, programó uno de los primeros sistemas informáticos de reserva de vuelos para United Airlines.

Ordenador de oficina desarrollado por Evelyn Berezyn. New York Times.

12. Ada Lovelace, algoritmo informático

Con mucha imaginación y estudiando muchas matemáticas, Ada Lovelace (1815-1852) desarrolló conceptos visionarios como el algoritmo informático. Con los números de Bernoulli (una serie infinita de números) describió las operaciones que la máquina analítica de Charles Babbage tendría que hacer para realizar cálculos. Inventó conceptos que se utilizan hoy en la programación informática como “bucle” (conjunto de instrucciones que se ejecutan varias veces) o “subrutina” (segmento de un programa que puede ser llamado a actuar en cualquier momento).

Diagrama de la máquina analítica de Babbage. La estructura de la izquierda dispuesta alrededor de grandes ruedas circulares es el Molino (CPU) mientras que el Almacén (Memoria) se extiende fuera de la hoja hacia la derecha. Museo de Ciencias (Londres)

13. Marta Karczewicz, compresión de vídeo digital para streaming

Hay muchos tipos de vídeos digitales. Seguramente te sonarán el MP4 o el AVI. Uno de los sistemas de compresión de vídeo digital más utilizados es el AVC (Advanced Video Coding) desarrollado en buena parte por Marta Karczewicz. Cuanto mejores son estos sistemas de compresión, menos espacio digital ocupan los vídeos y más rápida es su retransmisión por Internet. Marta ha desarrollado formatos que comprimen el vídeo hasta 1.000 veces más, lo que hace posible que veas sin interferencias ni tiempos de espera tus series favoritas en Netflix o Youtube, o que sigas las clases de forma online. ¿Imaginas cómo sería el mundo sin sus inventos?

pexels.com

14. Sarah Mather, telescopio submarino

“¡Arriba el periscopio!” Esta frase no sería posible sin el trabajo de Sarah Mather (1796-1868). Su telescopio submarino, patentado en 1845, con lámpara incluida, se podía emplear para examinar los cascos de los barcos que pudieran estar dañados sin sacarlos del agua o mandar buzos, localizar bancos de pesca o descubrir tesoros piratas. Este fue el principio de la historia del periscopio.

15. Pratibha Gai, microscopio electrónico de resolución atómica

Después de más de veinte años de trabajo, Pratibha Gai (1948) y Edward D. Boyes consiguieron hacer funcionar un microscopio electrónico capaz de percibir reacciones químicas a escala atómica. ¡Atómica! Ese microscopio, un tipo de microscopio electrónico de transmisión electrónico muy avanzado, permite la observación de reacciones químicas a escala atómica. Gai fue la primera persona en ver cómo los átomos se comportaban durante una reacción química. Antes de ella lo que se podía ver era el “antes” y el “después” de la reacción.

Puede que su invento permita ver las reacciones químicas más “pequeñas” del mundo, pero su generosidad es de lo más grande. Después de todo este esfuerzo, Pratibha decidió no patentar el microscopio. No le interesaba ganar dinero, sino contribuir a la ciencia y a la investigación básica. Quería que la mayor cantidad de gente posible utilizase su microscopio para el beneficio común.

16. Ellen Fitz, globo terráqueo

Ellen Eliza Fitz (1864-1936) inventó un globo terráqueo súper chulo que ilustraba la posición relativa del Sol y la Tierra, con lo que se podía calcular la duración de la noche y el día a lo largo del año en cualquier punto del planeta. También, patentó otros globos terráqueos que indicaban la posición de las estrellas sobre el horizonte. ¡Ojalá tuviéramos uno!

Wikimedia commons

17. Catia Bastioli, plástico biodegradable

La acumulación de plásticos es uno de los problemas medioambientales más graves. Muchos de ellos no se pueden reutilizar o reciclar, con lo que simplemente fabricamos, desechamos y contaminamos el planeta más y más cada día. Catia Bastioli (1957) desarrolló un plástico biodegradable. Un plástico que sí se desintegra con el tiempo, a diferencia de otros que pueden tardar millones de años en deshacerse. Está hecho con almidón de maíz y está pensado para tener un impacto ambiental mínimo. ¡Innovación y ciencia para salvar el planeta!

pexels.com

18. Letitia Geer, jeringa

Antes del modelo propuesto por Letitia Geer (1852-1935), ¡hacían falta dos manos para utilizar una jeringa! Además, la jeringa de Geer era más barata de fabricar que los modelos anteriores.  Las jeringas que se utilizan hoy en día están basadas en este modelo.

19. Margarita salas, amplificador de ADN

Margarita Salas fue un referente de la investigación española. Descubrió la dirección de lectura del código genético, distintos mecanismos de fabricación de proteínas y la proteína que permite la duplicación del ADN. La Oficina de Patentes Europea le concedió en 2019 el premio al Inventor del Año. Hizo doblete: con la distinción a toda una carrera y la del voto popular, algo nunca visto en toda la historia del galardón. Y, a día de hoy, el registro de la polimerasa es la patente más rentable de la historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Este invento es particularmente útil en tiempos de pandemia vírica. La enzima ADN polimerasa de phi29 (phi29pol) que descubrió Margarita Salas permite amplificar pequeñas muestras de ADN, con lo que podría detectarse la presencia de un virus de forma rápida.

Fago en acción. Wikipedia

20. Fermina Orduña, ordeñadora automática

Fermina Orduña (1897- ?) fue la primera mujer en conseguir una patente tecnológica en España. En 1865, inventó un carruaje especial para ordeñar y distribuir leche de burra, vaca o cabra al público. Algo así como un dispensador móvil de leche. De esta manera, el animal era transportado cómodamente y estaba bien alimentado. Además, la distribución de leche era mucho más rápida e higiénica. 

mujeresconciencia.com

21. Ángela Ruiz Robles, libro electrónico

Ángela Ruiz Robles (1895-1975) fue una escritora, maestra e inventora española. Ideó la primera enciclopedia mecánica, una herramienta educativa que se considera el primer libro electrónico de la historia. Con la enciclopedia mecánica, Ángela quería “aligerar el peso de las carteras de los alumnos, hacer más atractivo el aprendizaje y adaptar la enseñanza al nivel de cada estudiante”. También, servía para aprender idiomas y tenía su propia luz. Todo lo que sea hacer el aprendizaje más divertido y accesible, es muy buena idea, ¿no te parece? El prototipo de la enciclopedia mecánica se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de A Coruña.

yorokobu.es

22. Elisabeth Lee Hazen, antibiótico fungicida

Desde muy joven, Elisabeth Lee Hazen (1885-1975) sintió verdadera pasión por la ciencia y la investigación y enfocó su carrera a la microbiología. En 1948 se asoció con Rachel Fuller Brown para desarrollar la nistanina, el primer tratamiento farmacológico no tóxico para las infecciones fúngicas (de hongos) en humanos. Su investigación tuvo muchas más aplicaciones útiles, desde salvar árboles infectados hasta restaurar obras de arte dañadas por el moho.

Cryptococcus neoformans, uno de los hongos que se pueden eliminar con nistanina. Wikipedia.

23. Patricia Bath, cirugía láser para cataratas oculares

Patricia Era Bath fue oftalmóloga e inventora (1942-2019). Ella pensaba en la visión como un derecho humano básico y se dedicó a estudiar los trasplantes de córneas y las enfermedades degenerativas de la vista. En 1981 comenzó a trabajar en su invento más famoso, el Laserphaco, un método de cirugía láser para eliminar las cataratas que provocan visión borrosa cuando el cristalino del ojo se endurece por la edad o por otros motivos. 

springernature.com

24. Hedy Lamarr, Wi-Fi

Hedwig Eva Maria Kiesler (1914-2000), más conocida como Hedy Lamarr, fue una actriz e inventora austriaca. Su primer marido, Fritz Mandl, era empresario de la industria armamentística nazi. En un viaje, Hedy escapó y consiguió llegar a Hollywood. Cuando estalló la II Guerra Mundial, Hedy, que era ingeniera de formación, se ofreció a ayudar al gobierno de Estados Unidos. Desarrolló el espectro ensanchado para guiar torpedos sin interferencias y sin ser detectados. Esta técnica se basaba en el salto de frecuencia y era necesario que el emisor y el receptor estuvieran sincronizados. Esta innovación se aplicaría décadas más tarde en la tecnología WiFi y Bluetooth.

airandspace.si.edu

25. Virginia Apgar, test de salud a recién nacidos

La neonatología es una rama de la pediatría dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del ser humano durante los primeros 28 días de vida. Su impulsora, la anestesióloga y pediatra Virginia Apgar (1909-1974), se dio cuenta de que muchos niños morían en las primeras 24 horas de vida y se propuso remediarlo. Analizó miles de partos hasta que fue capaz de distinguir los bebés sanos de los que podrían tener problemas. Con los resultados de su trabajo, propuso un examen médico estandarizado para evaluar la salud de los recién nacidos. Este test se sigue usando en todo el mundo. Se le llama “test de Apgar”, en honor a ella y porque las letras de su apellido coinciden con las fases de la prueba médica: apariencia, pulso, gesticulación, actividad y respiración. Curioso, ¿verdad?

snappygoat.com

26. Beluah Louise Henry, heladera

La lista de inventos de Beluah Louise Henry (1887-1973) es muy larga. Pero una de sus innovaciones más deliciosas es, sin duda, la heladera al vacío. Con esta máquina, podían hacerse cremosos helados con hielo, sal, leche y azúcar en un periquete. También, inventó máquinas de escribir capaces de hacer copias de los documentos, una máquina de coser y varios juguetes muy populares como perritos de paseo y muñecas que se pueden bañar.

miro.medium.com

27. Josephine Cochrane, lavavajillas

¿Alguna vez te has preguntado quién inventó los electrodomésticos que más utilizamos en casa? Resulta que el lavavajillas es mucho más antiguo de lo que parece. Josephine Cochrane (1839-1913) lo patentó en 1886. Aunque existían modelos anteriores, su lavavajillas fue el primero en utilizar agua a presión en vez de un estropajo para limpiar los platos. Josephine diseñó el primer prototipo de su lavavajillas en la cabaña detrás de su casa. Diseñó compartimentos a medida para platos, tazas y salseras. Un motor hacía girar una rueda, que rociaba los platos con jabón y agua caliente proveniente de una caldera.

uspto.gov

28. Katharine Burr Blodgett, cristales antirreflectantes

Para que te veas así de espectacular en las fotos de Instagram, es esencial que la lente de tu cámara no produzca reflejos que distorsionen la imagen. Y, si llevas gafas, seguro que también agradeces no deslumbrarte, ni a los demás, cuando la luz refleja en las lentes. Todo esto es posible gracias a Katharine Blodgett (1898-1979) química y creadora de muchos avances científico-técnicos, entre ellos, el “cristal invisible” o de baja reflectancia.

Por cierto, su sobrina, Katharine Blodgett Gebbie, fue también una científica reconocida. Como astrofísica, estudió las atmósferas de las estrellas calientes y las nebulosas planetarias. ¡Vaya familia con talento!

Katharine Burr Blodgett demuestra las propiedades de unas lentes de baja reflectancia. i.ytimg.com

29. Amanda Jones, envasado al vacío

Siempre viene bien tener unas cuantas latas de conserva en casa, por si acaso. Estos productos te sacan de un apuro si se te ha olvidado ir al mercado y aguantan mucho tiempo en la despensa. ¿Por qué? Pues porque están conservados en vacío. Cuando se cierra la lata, se extrae primero todo el aire y, de esta manera, no pueden crecer dentro bacterias y hongos que necesitan aire para desarrollarse. La inventora Amanda Jones (1835-1914) patentó un proceso para enlatar comestibles al vacío que hizo mucho más seguro el consumo de alimentos en conserva.

https://d3h6k4kfl8m9p0.cloudfront.net/stories/ZgMPc017SJUKJGZ4Ryk-CQ.jpg

30. Cristina Casadevall, ecocarcris (sustitutivo ecológico de la madera)

¿Sabes esos trabajos de “propón un invento para mejorar el mundo” que a veces te mandan en el colegio o en el instituto? Con solo 12 años, Cristina Casadevall se lo tomó muy en serio y, después de mucho investigar, empezó a desarrollar lo que llamó el “ecocarcris”, un sustitutivo ecológico de la madera hecho con cáscaras de frutos secos y resina. Sobra decir que Cristina sacó muy buena nota en el trabajo: ¡un 11 sobre 10!

https://cdn.pixabay.com/photo/2015/04/07/19/48/dried-fruit-711659_1280.jpg

31. Mária Telkes, calefacción solar

Mária Telkes (1900-1995) era biofísica e inventora y se la llama “la reina del Sol” porque se la considera una de las fundadoras de los sistemas de almacenamiento de calefacción solar. También, inventó una desaladora solar en miniatura para botes salvavidas. Esperemos que no ocurra pero, si alguna vez te encuentras en medio del mar, esperando un rescate, podrás agradecer a Mária tener agua potable que beber mientras tanto.

alltogether.swe.org

32. Hattie Alexander, tratamiento de la meningitis

Hattie Alexander (1901-1968) era pediatra y microbióloga. Le preocupaba especialmente la meningitis infantil, para la que existían algunos tratamientos pero no eran todo lo efectivos que podían ser. Así que se puso manos a la obra y desarrolló un antisuero combinado con sulfamidas, así como un método estandarizado para diagnosticar y tratar la meningitis que salvaría la vida de muchísimos niños. También, fue de las primeras personas en investigar sobre la resistencia a los antibióticos.

Bacteria Streptococcus pneumoniae que causa la meningitis. Wikipedia.

33. Gertrudis Elion, inmunosupresores

Gertrude Belle Elion (1918-1999) recibió el premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1988 por sus contribuciones al desarrollo de medicamentos y tratamientos. Y no es para menos, Gertrude descubrió tratamientos para la leucemia, la malaria, las infecciones urinarias y los inmunosupresores que hacen posibles los trasplantes de órganos. 

Para pagar sus estudios de máster, donde era la única chica, trabajaba por la mañana como recepcionista en un consultorio médico y por las tardes como profesora de química y física. Dedicaba las noches y los fines de semana a estudiar. Todo esfuerzo tiene su recompensa. 

staticflickr.com

34. Judith Graham Pool, tratamiento para la hemofilia (factor de coagulación)

¿Has oído hablar de la hemofilia? Es una enfermedad genética que impide que la sangre coagule bien, por lo que un golpe fuerte, un corte o una caída pueden provocar una hemorragia grave y poner en peligro la vida de las personas hemofílicas. Hasta el siglo XX, esta enfermedad no tenía tratamiento, hasta que llegó Judith Graham Pool (1919-1975). Ella descubrió la crioprecipitación, una técnica para crear factores de coagulación, aquello que necesita la sangre para ser más espesa, con la que finalmente se pudo mejorar mucho la calidad de vida de las personas hemofílicas.

flickr.com

35. Edith Flanigen, esmeraldas sintéticas

Edith Marie Flanigen (1929) y sus dos hermanas estudiaron química en la universidad. Aunque el descubrimiento más famoso de Edith fue un método para sintetizar esmeraldas, una piedra preciosa de mucho valor, también sintetizó las zeolitas. Estas piedras, que tienen aspecto de esponjas, sirven para filtrar moléculas complejas. Se aplican en la purificación de la gasolina, para que sea más eficiente y emita menos gases nocivos.

36. Helen Free, test rápido de diabetes

Hay millones de personas diabéticas en el mundo. Hoy en día, esta enfermedad se puede diagnosticar y después tratar de forma casi autónoma por los pacientes. Pero no siempre fue así. Helen Free (1923) y su marido Alfred inventaron unas tiras para el análisis químico rápido y fácil de la presencia de azúcar en la orina, lo que revolucionó el diagnóstico y el control de la diabetes. El matrimonio Free desarrolló muchos más test rápidos útiles para detectar sangre, bilirrubina, proteínas, nitritos, leucocitos o medir el pH de la orina. En vez de mandar las muestras al laboratorio, el análisis es tan fácil como meter una tira de papel en la muestra y después comparar el color del papel con una tabla de referencias. Más sencillo, imposible.

Cómo utilizar una tira de análisis de orina. wikihow.com

37. Ida Hyde, microelectrodos 

Ida Henrietta Hyde (1857-1954) trabajaba en una tienda cuando descubrió por casualidad el libro “Vista de la naturaleza” de Alexander von Humboldt, creador de la geografía moderna. Este libro la fascinó y decidió dedicarse a las ciencias. Aunque le costó mucho acceder a los estudios, que en esa época rara vez se hacían disponibles a las mujeres, consiguió leer su tesis a los 39 años y dedicarse a la enseñanza y a la investigación. 

Su invento más importante fue un electrodo de micropipeta intracelular. Para saber cómo funciona una célula muscular o nerviosa, hay que conseguir medir las diminutas diferencias en su potencial eléctrico respecto al exterior, la electricidad que generan al pasar unas sustancias y otras por las membranas celulares para comunicarse. Pero esto no es fácil de conseguir porque se trata de corrientes eléctricas muy débiles y, además, cuando se “pincha” la célula, ésta se puede romper y verterse su contenido y el experimento ya no se puede hacer. El microelectrodo de Hyde se puede utilizar para estimular las células y registrar la actividad eléctrica en su interior sin alterar la pared celular. Este dispositivo fue un invento revolucionario en neurofisiología y en el estudio del tejido nervioso contráctil. Casi todo lo que aprendimos de la fisiología del cerebro en el siglo XX se lo debemos a ella. 

38. Mary Sherman Morgan, cohete de hydyne

Mary Sherman Morgan (1921-2004), alias “Rocket Girl”, fue la primera científica de cohetes. Su primer trabajo fuera de la granja familiar fue en una fábrica de municiones durante la II Guerra Mundial, formulando trinitrotolueno (TNT) y otros explosivos. Después de la guerra, ya no hacían falta tantos explosivos pero había comenzado la carrera espacial. Mary empezó a trabajar en una empresa de fabricación de aviones y se dedicó al cálculo de nuevos propulsores para cohetes. Los combustibles que se utilizaban eran suficientemente potentes para volar pero no para escapar a la fuerte gravedad de la Tierra y alcanzar el espacio exterior. Finalmente, Mary Sherman dio con una fórmula más eficiente, el hydyne: un 60% de dimetilhidracina asimétrica (UDMH) y un 40% de dietilentriamina (DETA). En 1958, su combustible impulsó el Explorer I, a bordo del cohete Juno I, que se mantuvo en órbita hasta 1970. Un ejemplo de cómo la química nos puede llevar hasta el infinito y más allá.

Explorer III. Wikipedia.

39. Sally Fox, planta de algodón coloreado

Para hacer una sencilla camiseta de algodón de colores se contamina muchísimo. El algodón proviene de las plantas y es blanco de forma natural. Si se teje el algodón y luego se tiñe, el agua resultante queda sucia y todos esos desechos provocan daños al medio ambiente. Sally Fox imaginó una manera mejor y diferente de conseguir algodón coloreado: plantar algodón que creciera ya con distintos colores. Aunque nadie le hizo mucho caso, empezó a experimentar por su cuenta y consiguió dos variedades de semillas de algodón que crecían con color verde y marrón. Creó su propia empresa y patentó el FoxFibre, las semillas de algodón natural de colores. Las fibras de fox, además de tener bonitos tonos, eran más largas y resistentes.

cdn.shopify.com

40. Flossie Wong-Staal, el “cuchillo molecular”

Flossie Wong-Staal (1947-2020) fue la primera persona en conseguir clonar el virus del VIH y estudiar sus genes, con lo que finalmente se pudo comprobar que este virus es el que provoca el SIDA. En esta época, en la década de 1980, cientos de miles de personas sufrían esta enfermedad, que resultaba mortal, y se sabía muy poco sobre cómo tratarla. En 1992 Flossie descubrió una manera de “cortar” los genes del virus (su ARN) para evitar que se replicase. A esta enzima se la conoce como la “tijera molecular” o “cuchillo molecular”. Su trabajo se considera uno de los mayores avances en el estudio de los virus, en general, y en el desarrollo de antiretrovirales que salvan la vida de millones de personas.

Virus VIH. Wikipedia.

¿Cuál de estos inventos te alucina más? Escríbenos en redes sociales y comenta a tu inventora o tu invento favorito. 

(160 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *