La publicidad empuja a los menores al juego y refuerza a los que ya han empezado

El egresado del Máster universitario en Psicología General Sanitaria de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, Sergio Pérez Gonzaga ha estudiado en su Trabajo Fin de Máster Influencia de la publicidad en la conducta de juego de apuestas en adolescentes y adultos jóvenes. El estudio valora el impacto de la actividad de juego comparando, por un lado, los resultados entre personas mayores de edad y la población adolescente y por otro las diferencias entre los que han jugado al menos una vez y los que no. 

La American Psychiatric Association (APA) define el juego patológico como una actitud de juego problemático, frecuente y persistente que ocasiona un deterioro y/o malestar clínicamente significativo en todos los aspectos de la vida de una persona. La psiquiatría ya lo considera, oficialmente, un trastorno adictivo, con la misma consideración que las drogas o el alcohol. Por esa razón, resulta un problema de salud importante. Aun así, en España los beneficios obtenidos por los juegos de apuestas representan casi un punto del PIB y la inversión en publicidad de estas actividades alcanzó en 2019 los 369 millones de euros, según se recoge en el estudio realizado en la UMH. 

Además, aunque legalmente sólo puede participar en este tipo de actividades el público adulto, según datos recogidos por Pérez Gonzaga, en España un 17% de estudiantes de la ESO entre 15 y 16 años han apostado en locales de apuestas durante el año 2021. Ésto, pese a encontrarse en vigor la ley de regulación del juego que incluye entre sus objetivos la prevención de conductas adictivas y la protección de los menores junto con otros grupos vulnerables. 

Entre las conclusiones del estudio, Pérez Gonzaga ha determinado que existe una relación entre la publicidad y la conducta de juego. Esta influencia es debido a la normalización que se hace sobre esta actividad mediante la publicidad relacionada con el mundo deportivo  y distintas áreas de entretenimiento como medios de comunicación, espectáculos, etc. Con respecto a las diferencias entre personas debutantes en los juegos de apuestas y las personas que han jugado, por lo menos, una vez, la investigación apunta que la influencia de la publicidad es mayor en el segundo grupo. 

En su investigación, Serio Pérez Gonzaga demuestra que las personas jóvenes, en comparación con las personas mayores, son más vulnerables al engaño y a la manipulación que reciben de los mensajes publicitarios. Por otra parte, en cuanto a la presión que ejercen los medios de comunicación, la investigación utilizó como principales medidas plataformas como la radio, la televisión y las revistas. Ya que los jóvenes no utilizan habitualmente estas plataformas, el especialista en psicología sanitaria explica que no son adecuadas como variables para realizar una comparación entre ambos grupos. Lo mismo sucede con el impacto que la publicidad tiene en las personas menores frente a las mayores. La diferencia de madurez entre estos dos grupos supone que los jóvenes no tengan la misma capacidad para reconocer la influencia que tiene la publicidad en su conducta. 

Además, el estudio propone que los juegos de apuestas ya no se basan en actividades predecibles, como las apuestas deportivas, ahora se incluyen inversiones online con un alto riesgo económico. El peligro de estas actividades digitales aumenta con la migración de la publicidad del juego que ya no solo se emite en medios de comunicación tradicionales, sino también en plataformas digitales donde los y las adolescentes tienen aun mayor acceso. Según Pérez, en estos casos, las primeras medidas de prevención que se deben tomar son las educativas, en casa, en las escuelas, en los institutos y en las universidades.

(26 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.