Estudiar y trabajar con música, ¿es algo efectivo o una distracción?

¿Cuántas veces nos ha pasado que tenemos que hacer una tarea aburrida o larga y ponemos alguna cancíon para trabajar con música y entretenernos? Muchas personas argumentan que lo hacen para sentirse acompañadas, mientras que, según el catedrático de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche e investigador en el Instituto de Neurociencias UMH-CSIC Salvador Martínez Perez, esto se debe también al factor sensitivo y predecible que tiene la música en nuestro cerebro, lo que nos ayuda a concentrarnos al hacer tareas monótonas. 

Por este motivo, es normal ver a los  estudiantes escuchando música  con auriculares o poco volumen, en las bibliotecas o en sus propias habitaciones. Pero, ¿la música es efectiva para la realización de actividades?, ¿tiene más ventajas que desventajas?, ¿es buena toda la música?

La música activa el hemisferio derecho del cerebro, relacionado con los procesos emocionales, por lo que no existe la música neutra

¿Qué efectos tiene la música en nuestro cerebro?

Anatómica y psicológicamente hablando, nuestro cerebro se divide en dos hemisferios que están relacionados con dos tipos de actividades: el izquierdo se le conoce por ser la mitad más compleja al dominar todo lo relacionado con lo verbal y con todo lo referente a la lógica; por otra parte, el derecho está relacionado con los elementos no verbales y con la creatividad y la imaginación. 

Según Martínez Perez, la música estimula, principalmente, el hemisferio derecho de nuestro cerebro ya que activa “las áreas auditivas y los procesos emocionales que esos sonidos generan”, y continúa explicando que se debe a que “en ese lado se encuentran los aspectos de la prosodia, la entonación emocional del lenguaje”. 

Esto hace que la música esté directamente relacionada con los procesos emocionales, por lo que, según el profesor, no existe la “música neutra”, ya que siempre va a haber un punto emocional con el que se va a terminar relacionando. 

Stranger Things Trabajar con música

Por otra parte, el catedrático explica que el cerebro es un órgano que funciona a través del intercambio de información entre neuronas, las cuales están interconectadas para formar circuitos. Asimismo, destaca que estos circuitos hacen que el cerebro funcione de forma proactiva y tenga un funcionamiento dirigido hacia el futuro, es decir, que hace muchas predicciones.

“La música es perfecta porque genera patrones en la melodía”, explica el profesor y menciona que “el cerebro tiene la habilidad de predecir, lo que le produce un placer continuo”.

Ventajas de hacer tareas con música

No es la primera vez que se habla y se desarrolla este tema, pues estudios científicos, como la tesis titulada The Effects of Background Music on Primary School Pupils’ Task Performance (Los efectos de la música de fondo en el desempeño de las tareas de los alumnos de la escuela primaria), publicada por la Universidad de Stanford, han demostrado que al estudiar o hacer distintas tareas con música de fondo.

En esta investigación, se explica cómo la música logra estimular las zonas del lóbulo prefrontal del cerebro, que controlan la atención, la concentración y la satisfacción. 

Trabajar con música

Además, anteriormente en 1972, se publicó un artículo científico en el medio Applied Ergonomics, titulado Music — an aid to productivity (Música: una ayuda para la productividad), que destacó un aumento de productividad de trabajadores en fábricas cuando escuchaban una música que les llegaba desde varios altavoces. No obstante, este trabajo fue de los primeros sobre el tema, y solo se pudo enfocar desde el punto de vista de este tipo de trabajos repetitivos. 

De esta manera, Martínez Perez comenta que “la música tiene diversos patrones repetitivos en su melodía” y continúa explicando que el cerebro se estimula cuando identifica este tipo de patrones que lo ayuden a anticiparse a los estímulos con actividades monótonas, repetitivas o predictivas. 

Desventajas de trabajar con música

Escuchar música puede transformarse en un medio distractor, pues nuestro cerebro va a estar concentrado más en los estímulos de la canción que en los de la tarea que estemos realizando, y más si esta es repetitiva. 

¿Alguna vez les ha pasado que ponen música mientras leen un libro o temario y se pasan horas sin entender dos páginas, pero, cuando quitan la música, logran entender lo que estaban leyendo? En el caso de los estudios es más complicado, pues todos solemos ponernos el tipo de música que nos gusta, por lo que terminamos cantando o siguiendo el ritmo y desatendiendo al temario. 

De esta manera, el investigador de la UMH comenta que la música “tiene un efecto relajante que puede ayudar a abstraerse de otros estímulos”. Asimismo, explica que todo depende de la capacidad de concentración de cada individuo y del grado de interés que tenga en la tarea que está realizando. 

Tampoco hay que olvidar tampoco que la música es ruido, el cual puede afectar el cerebro mientras intentamos cumplir los tres pilares del estudio: fijación, atención y lectura; lo que convertiría esta tarea en algo más superficial. 

Mozart es lo mejor para trabajar con música y realizar tareas repetitivas con patrones claros

¿Es mala toda la música?

Lo importante es encontrar un equilibrio entre la tarea y la música, esto para que no se convierta en una distracción que no te ayude a terminar la tarea real. 

Martínez Perez comenta que la música sencilla, con un patrón claro y neutro, como la clásica, es el mejor tipo de música para realizar tareas o trabajos, pues cumple con el requisito de repetición que le genera placer al cerebro. “Mozart es ideal para eso”, explica, “o música que no tenga mucha connotación emocional para nosotros”.

De esta manera, el catedrático explica que “no es recomendable el utilizar un tipo de música que tenga un alto grado de valor sentimental para nosotros, como lo puede ser nuestra canción favorita, pues el estímulo que tendrá en nuestro cerebro será desequilibrado, lo que causará que nuestra atención vaya más hacia la canción que hacía la tarea”.

Música clásica Trabajar con música

En definitiva, la música puede ser perfectamente una herramienta que ayude en las tareas repetitivas, monótonas, de poco esfuerzo y de poca concentración, pero no se puede decir lo mismo de aquellas tareas que requieren una concentración mayor porque de herramienta se puede convertir en distracción. No es lo mismo estar leyendo un libro, que estar levantando cajas. No es lo mismo dibujar que redactar un ensayo. No es lo mismo estudiar para un examen importante, que estar paseando al perro. 

Desde UMH Sapiens, hemos decidido compartir un playlist en el que podréis encontrar música para realizar distintas actividades explicadas.

Podéis disfrutar del Playlist pinchando en la imágen o entrando aquí.

Si deseas leer más artículos como este, puedes revisar la página de UMH Sapiens.

(56 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.