Un 40% de los pacientes de la unidad del dolor presenta riesgo de abuso de fármacos opioides

La UMH evalúa el consumo de fármacos opioides en pacientes españoles para detectar adicciones ocultas

Un grupo de investigadores del Centro de Psicología Aplicada de la Universidad Miguel Hernández (UMH), en colaboración con la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Elche, ha realizado un estudio pionero sobre adicciones. El objetivo de la investigación es desarrollar estrategias para la evaluación y la detección del abuso de fármacos opioides –utilizados para tratar el dolor crónico- en pacientes. “En España no existe ninguna estrategia psicológica válida y fiable para evaluar esta problemática y cualquier adicción tiene toda una serie de consecuencias negativas para la vida y la salud de las personas”, explica José Luis Carbaollo, director del proyecto. Tras diversas pruebas, los resultados muestran que un 40% de los pacientes analizados presenta riesgo de abuso de fármacos opioides.

Para llevar a cabo el estudio se haseleccionado una serie de cuestionarios que tienen unas buenas propiedades psicométricas, es decir, permiten medir parámetros psicológicos de forma adecuada. Con estos cuestionarios se ha evaluado a 85 pacientes para determinar el tiempo del tratamiento, las razones por las que acudió el paciente a la Unidad del Dolor, las percepciones del dolor, etc. En concreto, en este diseño descriptivo se ha detectado que la mayor parte son mujeres de mediana edad y con  una interferencia del dolor en sus vidas alta. “Estas personas, que también presentan síntomas de ansiedad y depresión, consumen una media de 5 fármacos al día”, apunta Carballo. Este consumo elevado tiene relación con que estas drogas –tamadol, codeína, oxicodona, fentanilo o morfina, entre otros- se consumen en casa y con receta, con lo que el paciente no detecta un abuso ni lo percibe como perjudicial. Los primeros resultados se han presentado en el Symposium científico sobre opiáceos de Socidrogalcohol, donde la investigación ha recibido el premio a la mejor comunicación póster.

Diversos organismos internacionales recomiendan que el tratamiento con fármacos opioides sea supervisado y que se tengan en cuenta alternativas y la inclusión de otras terapias psicológicas para reducir la posibilidad de que aparezca un consumo elevado. “De hecho, el siguiente paso es desarrollar intervenciones de prevención del abuso de fármacos opioides en pacientes que van a iniciar el tratamiento”, señala José Luis Carballo. Se desarrollará una intervención multicomponente en la que se trabajarán diferentes factores que pueden influir sobre el riesgo de desarrollo de dependencia como, por ejemplo, actuar sobre el propio dolor para que no se asocie su alivio con el consumo de fármacos o trabajar la conducta ansioso-depresiva que presentan muchos pacientes.

Lorena Santos

 

 

 

 

(97 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *