La hucha triple

En esta actividad de Ciencia en tu Salón vamos a construir tres huchas para entender tres de las distintas finalidades que puede tener el dinero: ahorrar, gastar o donar. Podrás construir tus propias huchas, decorarlas, y entender (¡por fin!) por qué los mayores dicen cosas como “¿Crees que el dinero crece en los árboles?”, “Eso es pan para hoy y hambre para mañana” o “El que mucho da, mucho recibe”. Descarga aquí las plantillas de las huchas para imprimir en color o en blanco y negro.

Una hucha o alcancía es un objeto con una ranura en la que se guarda dinero (monedas, billetes) con la finalidad de ahorrar. Muchas veces, tiene forma de cerdito. ¿Por qué tiene la forma de este animal? En la Edad Media, en Europa, las personas menos adineradas no solían comer carne. Pero muchas familias criaban un cerdo para poder venderlo en caso de necesidad. Así, se dice que el cerdo se convirtió en símbolo de ahorro y de reserva para el futuro.

¿Para qué sirve ahorrar?

Ahorrar es guardar una parte dinero que se recibe para gastar más adelante. Que se pueda ahorrar o no se pueda ahorrar depende de muchos factores: la edad, los gustos, los ingresos, los gastos necesarios y lo previsores que seamos. El ahorro es la parte del dinero que tenemos y no gastamos inmediatamente. Un país, una empresa o una persona que ahorra puede evitar problemas en el futuro, hacer frente a imprevistos o mejorar su vida.

¿Cómo se puede ahorrar?

Una persona o familia tiene gastos fijos: el coste de la alimentación, el agua corriente, la electricidad, el transporte, la vivienda y otros aspectos necesarios para su día a día. Los ingresos, el dinero que reciben, deben ser mayores que esos gastos fijos. La diferencia (los ingresos menos los gastos fijos) es dinero que se puede gastar en cosas que no son imprescindibles, o bien se puede ahorrar o invertir.

¿Qué es el gasto?

El gasto es aquello en lo que empleamos el dinero. En una familia, los gastos pueden ser la electricidad o la comida. Las empresas también gastan, para fabricar productos o pagar a sus empleados. El Estado gasta dinero para construir hospitales y carreteras o pagar a tus profesores y profesoras del colegio público, por ejemplo.

Una cosa que puedes hacer para poder ahorrar es reducir los gastos fijos. Para hacer la compra, puedes apuntar los precios de los productos en las tiendas de tu barrio y comprar los más baratos. Por ejemplo:

Lista de la compraTienda 1Tienda 2
Docena de huevos2,25€1,55€
Litro de leche1,20€1,18€
Barra de pan0,50€0,75€
Un kilo de naranjas1,05€0,64€
Un litro de aceite de oliva5,30€4,75€

¿Dónde deberías comprar los huevos para gastar menos dinero? ¿Cuánto costaría la compra en la tienda 1? ¿Y en la tienda 2? ¿Dónde harías la compra para gastar menos dinero?

¿Qué es el dinero?

Las monedas y billetes de cualquier país del mundo son dinero. ¡Ojo, no valen los billetes del Monopoly! Creamos el dinero para facilitar el intercambio de objetos entre personas. Antes se utilizaba el trueque, unas cosas se cambiaban por otras. Por ejemplo, una gallina se cambiaba por un saco de trigo o unos zapatos. Además de ganarlo, gastarlo y ahorrar, se pueden hacer otras cosas con el dinero.

Los impuestos

Los impuestos son dinero que pagan los ciudadanos al Estado para poder tener servicios comunes como carreteras, hospitales o colegios. Hay varios tipos de impuestos. Por ejemplo, el impuesto sobre el valor añadido o IVA se paga cada vez que compras algo. Una porción de lo que cuesta tu compra es dinero que el vendedor mandará al Estado. Puedes verlo en el recibo de la tienda. ¿Te has dado cuenta de que no todos los artículos tienen el mismo IVA? Intenta descubrir por qué.

Las inversiones

Se realiza una inversión (aportar dinero, trabajo o tiempo a algo) a cambio de un beneficio. Una inversión tiene riesgos, que pueden ser altos (más riesgo de perder la inversión) o bajos (menos riesgo de perder lo invertido). Las inversiones, también, tienen un coste de oportunidad, porque estamos decidiendo no dedicar nuestro dinero o tiempo a otra cosa.

Las donaciones

Donar significa transmitir a otras personas bienes que nos pertenecen. Se puede donar dinero, cosas o tiempo. Quien recibe y acepta ese bien o servicio se denomina donatario. En nuestro día a día, está bien pensar en la donación como algo cotidiano, como un gasto o una tarea más que realizamos de buen gusto. Pregunta a tu familia quién creen que podría beneficiarse de una donación y hablad sobre las posibilidades que tenéis para ayudar.

Te proponemos que construyas tu hucha triple siguiendo las instrucciones y pienses en un plan para ahorrar, gastar y donar. Por ejemplo, si recibes una paga semanal de cuatro euros (4€) por realizar ciertas tareas, ¿cómo podrías distribuirlos en tus tres huchas? ¿Si tus abuelos te dan veinte euros (20€) por tu cumpleaños, qué harías? Recuerda que el dinero no es un fin sino un medio para conseguir otras cosas y que, cuanto antes aprendas a manejarlo con responsabilidad, más fácil te resultará gestionar tus finanzas en el futuro.

Con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología-Ministerio de Ciencia e Innovación.

¿Te han gustado estas actividades? Tienes muchas más disponibles, para pequeños y mayores, en el especial ‘Ciencia en tu salón’
(48 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.