El paisaje de Altea inspira a artistas de toda España

Una beca de la UMH reúne a seis estudiantes para crear obras durante dos semanas

“Lo que más me ha impresionado del paisaje de Altea es que el cielo se confunde con el mar y las montañas parecen hechas con migas de pan”, cuenta la estudiante gallega Beatriz Lostalé. La Beca Paisaje de UMH ha reunido durante dos semanas a seis artistas en una casa de campo de Altea para producir obras inspiradas en su entorno. La finca “La Residencia” de Altea la Vella  ha hospedado a estudiantes de varias facultades nacionales que han podido desarrollar su trabajo y enriquecerse a través de sus experiencias. El profesor Iván Albalate ha dirigido el proyecto surgido de una colaboración entre Caixaltea y la Facultad de Bellas Artes de la UMH.

Albalate explica que cada artista ha creado las obras que ha querido durante el  periodo formativo: “Los estudiantes han tenido libertad creadora, pero les hemos asesorado respecto a las técnicas más convenientes para representar el paisaje”. En el marco de la beca, el pasado jueves, 11 de septiembre, se realizó una maratón de pintura para que todos los estudiantes de Bellas Artes de la UMH pudieran disfrutar de la experiencia.

Javier Sáez, uno de los estudiantes de la UMH becados en la convocatoria, cuenta que la convivencia durante dos semanas les ha permitido conocer otras técnicas y maneras de entender los procesos de creación. Sáez señala que su técnica consiste en liberarse de prejuicios: “El tronco de un árbol no tiene por qué ser marrón, puede ser rojo o amarillo, en función de la luz del día”.

La beca estaba abierta a la participación a artistas de toda España. Un jurado compuesto por profesores de la UMH ha escogido a los becarios atendiendo a criterios de selección académicos y curriculares. A juicio de Albalate, esto ha permitido que aumente la calidad y el nivel de las obras. En España sólo hay 3 becas de tipo paisaje, en las universidades de Segovia, Granada y Vigo.

El profesor explica que la especificidad de la beca, basada en el paisaje, permite a los estudiantes conocer en profundidad algunas de las necesidades para representarlo, como la  técnica, la luz o la posición en que colocarse en función de la hora del día. Por su parte, el estudiante de la Universidad de Sevilla Manuel Zapata destaca la oportunidad de estar en un entorno  en el que sólo deben preocuparse de producir las obras y poder contactar con personas que trabajan con disciplinas diferentes. La obra del artista sevillano se desarrolla a través de diferentes técnicas como el óleo sobre esmalte, papel o tabla. “He abarcado el paisaje alicantino mezclando elementos de la naturaleza y del entorno urbano con otros creados por mí, para luego maquetarlos en las composiciones que han formado las obras definitivas”, explica Zapata. La beca Paisaje concluyó el pasado sábado, 13 de septiembre, con una exposición de las obras de los seis artistas becados en el Palacio de la Música de Altea.

Belén Pardos

(107 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *