Darwin llegó tarde para la mayoría de tortugas gigantes

Hasta la fecha se pensaba que las tortugas gigantes de las Islas Galápagos (Ecuador) pertenecían a 15 especies diferentes. Un nuevo estudio internacional publicado en Scientific Reports, en el que participa la investigadora de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche Eva Graciá, demuestra que solo una especie de tortuga habita el archipiélago hoy en día. Mediante la secuenciación del genoma mitocondrial de restos encontrados, el equipo de investigadores ha determinado que las islas fueron colonizadas por las tortugas gigantes hace dos millones de años pero que la diferenciación de sus caparazones es relativamente reciente.

El equipo, liderado por los investigadores del Museo de Zoología de Dresden (Alemania) Kehlmaier y Uwe Fritz, ha secuenciado casi por completo diez genomas mitocondriales de la tortuga extinta Chelonoidis alburyorum a partir de restos hallados en las Bahamas y los han comparado con secuencias de otras especies de tortugas. Los resultados de la investigación demuestran que las tortugas de las Bahamas estaban estrechamente relacionadas con las tortugas gigantes de las Galápagos.

Las tortugas de las Islas Galápagos son muy variables en morfología, pero genéticamente sólo representan una única especie. La foto muestra una tortuga gigante con caparazón con forma de silla de montar. Foto: Uwe Fritz (Senckenberg)

Las tortugas gigantes, que pueden pesar hasta 400 kilos y medir más de un metro, se restringen hoy en día a las Islas de las Galápagos en el este del Pacífico y al atolón de Aldabra en el Océano Índico. Estas tortugas son uno de los animales icónicos que inspiraron a Charles Darwin en su teoría de la evolución. Según los investigadores, en tiempos pasados las tortugas gigantes tenían una distribución mucho mayor. Hace doscientos años todavía se podían encontrar en las islas Mascareñas, al este de Madagascar. Asimismo, hace unos pocos miles de años habitaban las islas Fiji, las Bahamas, Cuba, Madagascar, Sicilia o en las Canarias. Las tortugas gigantes se extinguieron casi en todas partes poco tiempo después de la llegada de los humanos.

El Segundo tipo en las Islas Galápagos son las tortugas con caparazón abombado. Foto: Uwe Fritz (Senckenberg)

Actualmente, en estos lugares sólo se encuentran huesos y caparazones. El equipo científico estudió varios huesos de entre 700 y 2.700 años procedentes de siete islas de las Bahamas. Secuenciaron el genoma mitocondrial de diez tortugas de seis de estas islas. Los resultados del análisis evidencian que las Bahamas fueron colonizadas por las tortugas gigantes hace aproximadamente un millón y medio de años. Cada isla de las Bahamas estuvo habitada por tortugas de distinta forma y aspecto. Sin embargo, su genética se corresponde con una única especie que fue exterminada antes de la llegada de los primeros europeos, y emparentada con las tortugas de las Galápagos.

Las tortugas gigantes de las Bahamas tenían también una morfología muy variable, pero se parecían más a las tortugas de las Galápagos con caparazón abombado. Foto: Nancy Albury

A su vez, los diferentes tipos de caparazones de las tortugas de las islas Galápagos evolucionaron muy recientemente. Según los resultados de este equipo internacional, las tortugas llegaron al archipiélago ecuatorial hace aproximadamente dos millones de años. Los resultados de este estudio contradicen la opinión prevalente de que existen aproximadamente 15 especies de tortugas en las islas Galápagos. Los investigadores apuntan que, en realidad, todas las tortugas gigantes del archipiélago deben ser consideradas como una única especie.

Enlace al artículo: https://www.nature.com/articles/s41598-021-82299-w

(30 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *