Azúcar y hormonas: un proyecto para mejorar el tratamiento de la diabetes tipo 2 y estudiar su relación con el sexo

La Unidad de Investigación Básica en Diabetes de la Universidad Miguel Hernádez (UMH) de Elche ha obtenido una financiación de 260.000 euros dentro del Programa PROMETEO de la Generalitat Valenciana para estudiar la relación de la diabetes mellitius con las hormonas sexuales y cómo afecta la hormonoterapia del cáncer a la regulación de la insulina. Esta es la tercera vez que el equipo del Instituto de Investigación, Desarrollo e Innovación en Biotecnología Sanitaria de Elche (IDiBE) de la UMH, liderado por el profesor Ángel Nadal, logra financiación en este programa enfocado a grupos de excelencia.

El catedrático de Fisiología en la UMH y responsable del proyecto Ángel Nadal Navajas.

El proyecto, titulado “Regulación de la viabilidad y de la función de las células beta y alfa pancreáticas por los receptores de estrógenos ER-beta y GPER: papel en la terapia de la diabetes mellitus”, se iniciará en 2020 y finalizará en 2023. Participan los investigadores de la UMH Iván Quesada, Paloma Alonso Magdalena, Cristina Ripoll y Esther Fuentes, además del subdirector del IDiBE Ángel Nadal.

El equipo de la UMH se propone mejorar el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, una enfermedad crónica que se caracteriza por niveles aumentados de glucosa en sangre. También, estudiarán los efectos secundarios de la hormonoterapia aplicada ante determinados tipos de cánceres, como el de mama o próstata, sobre la supervivencia de las células del páncreas que producen insulina. Del proyecto derivará, además, una mayor comprensión de la fisiología en función del sexo, ya que una parte importante del trabajo se centrará en el papel del estradiol, una hormona esteroide femenina que cumple un importante papel en el metabolismo energético y de la glucosa, tanto en condiciones de buena salud como en la enfermedad.


Imagen obtenida por Marta García Arévalo y Paloma Alonso Magdalena (IDiBE UMH) mediante inmunohistoquímica utilizando microscopía confocal. Muestra un islote de Langerhans de ratón marcado con un anticuerpo anti-insulina en rojo, un anticuerpo anti-Bromodeoxiuridina en verde y DAPI, marcando los núcleos, en azul.

Según explican los investigadores de la UMH, el estradiol (E2) es una hormona sexual, producida en los ovarios, tradicionalmente implicada en la diferenciación sexual, la pubertad y la reproducción. Pero en las dos últimas décadas se ha comprobado que el estradiol cumple muchas otras funciones fisiológicas. Entre ellas, la regulación del azúcar en sangre. En concreto, se estudian sus efectos sobre las células beta del páncreas que generan insulina para bajar el nivel de glucosa y sobre las células alfa que generan glucagón para aumentarlo. El estradiol también protege a la célula beta de la muerte celular pero, hasta el momento, se desconoce si hace lo mismo en la célula alfa.

El estradiol, explican los expertos, necesita de moléculas receptoras que lo transporten al núcleo de las células para hacer su función. En este aspecto se centrará el trabajo de los investigadores de la UMH. El papel del receptor de estrógenos ER-alfa en la función y la supervivencia de la célula beta está relativamente bien estudiado. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los otros dos receptores de estrógenos: ER-beta y GPER. La disección de los mecanismos de acción del estradiol a través de los receptores de estrógenos ERβ y GPER en el páncreas endocrino que se propone en este proyecto, contribuirá a conocer mejor cómo afecta el sexo del sujeto a la regulación de la glucosa.

(68 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *