¿Qué es el índice de masa corporal?

El índice de masa corporal es resultado de dividir el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros (IMC= kg/m2). Fue creado en el siglo XIX por el matemático belga Lambert Adolphe Jacques Quetelet, quien propuso esta fórmula como una manera rápida y fácil de obtener el grado de obesidad de la población general y aportar estadísticas orientativas a las autoridades sanitarias. A partir de este indicador se han establecido cuatro categorías: los valores de peso “saludable” están entre 18,5 y 24,9; si el IMC es inferior a 18,5, se considera una persona de “bajo peso”; entre 25 y 29,9 es “sobrepeso” y un IMC de 30 o superior indicaría “obesidad”.

Aunque se considera un indicador útil para la salud de las poblaciones, no es un factor válido para el diagnóstico de enfermedades en individuos. Algunos detractores argumentan que el IMC no debería usarse en la evaluación de la salud de las personas o que debería utilizarse en combinación con otras medidas como, por ejemplo, la circunferencia de la cintura, que a igualdad de IMC, es un mejor indicador de riesgo cardiovascular.

El IMC en niños y adolescentes

Para clasificar la categoría ponderal y la obesidad en niños y adolescentes, se usan otros valores de IMC ajustados a la edad y el sexo, aunque en clínica suelen usarse los percentiles de peso y altura. Con este sistema, el peso, la altura, el sexo y la edad del individuo se comparan con la población para determinar si están dentro de la “distribución estadística normal”, la más probable. Cuando se dice que un niño de, por ejemplo, 7 años está en el percentil 50 de peso, es que pesa lo mismo que la mayoría de niños de su edad. Si se encontrase en el percentil 95, su peso estaría muy por encima de lo que corresponde normalmente a su edad.

En cualquier caso, conviene no atribuir a este índice más propiedades de las que realmente tiene. Por ejemplo, muchas aplicaciones para adelgazar empiezan por preguntar al usuario su peso y talla para calcular el IMC. A partir de estos datos, la aplicación pretende extrapolar otras características de su estado de salud como el porcentaje de grasa corporal. Si bien estas dos medidas están estadísticamente correlacionadas cuando se comparan los resultados de grandes poblaciones, no son lo mismo, y puede suceder que para un individuo en concreto el índice de masa corporal no sea adecuado para determinar su porcentaje de grasa. Por ejemplo, algunos hombres con gran masa muscular y poca grasa relativa pueden tener un IMC elevado.

Globalmente el IMC o índice de Quetelet es una herramienta epidemiológica útil para investigar y hacer comparaciones entre poblaciones y de una misma población a lo largo del tiempo. Sin embargo, no debe sacarse de su contexto y cualquier iniciativa personal para mejorar la salud debería basarse en las recomendaciones de los profesionales sanitarios. Recomendaciones como seguir una dieta mediterránea y realizar actividad física adecuada a la edad y no basar la propia salud en un número de IMC concreto, sino en un estilo de vida saludable.

(38 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *