Torreblanca y Dacosta, doctores honoris causa por la UMH, concederán a la cocina un espacio en la Universidad el próximo curso

La Universidad Miguel Hernández de Elche nombró ayer al cocinero Enrique Dacosta y  al repostero Francisco Torreblanca doctores honoris causa en Bellas Artes. La distinción tuvo lugar durante el acto de celebración del 15º aniversario fundacional de la Universidad, en el que el rector de la UMH Jesús Pastor Ciurana afirmó que esta distinción es un reconocimiento “a los méritos acumulados durante su fructífera carrera profesional”. Además, anunció que los nuevos doctores trabajarán en diversos proyectos con el centro a partir del curso 2013/2014. “Espero que esta colaboración nos dé mutuas satisfacciones”, expresó el rector.

Paco Torreblanca, que fue nombrado en 1990 mejor maestro pastelero de Europa, destacó el papel del arte en la cocina. En este sentido, coincide con José Manuel Álvarez Enjuto, profesor de Bellas Artes y su padrino en el acto. El profesor de la UMH defendió en su discurso que “las texturas, los volúmenes de la figura conformada con azúcar o chocolate por Francisco Torreblanca” no tienen apenas diferencias con las que buscan los artistas plásticos. Además, para Álvarez Enjuto, la relación entre la comida y el arte va más allá de la gastronomía, “a pesar de cierta corriente contraria a admitir la expresividad del trabajo culinario dentro del ejercicio de las artes visuales”.

[image src=”http://umhsapiens.com/wp-content/uploads/2013/06/torreblanca-y-dacosta.jpg” width=”400″ height=”200″ lightbox=”yes” align=”left” float=”left”]

Quique Dacosta, poseedor de tres estrellas de la Guía Michelin, dijo que la gastronomía siempre ha tenido un componente irracional. Cree que “las personas no se preguntan por qué una croqueta es así, simplemente la comen” y que, por esta razón, el papel de la alta cocina es innovar para encontrar nuevas formas de disfrutar de la alimentación, una actividad a la que, recuerda el chef, los seres humanos dedican tres horas al día. Kosme de Barañano, profesor de Bellas Artes en la UMH y padrino del nombramiento de Dacosta, definió al cocinero que apadrinaba como “un gran antropólogo”, puesto que “el antropólogo lee e interpreta lo cotidiano a través de la gastronomía”. Barañano también defendió en su discurso que la cocina es un saber que refleja “la memoria colectiva”. Por esta razón, Quique Dacosta, opinó que las sofisticadas prácticas culinarias que realizan hoy en día los grandes cocineros “conformarán la cocina cotidiana del mañana”.

Torreblanca y Dacosta afirmaron que estaban contentos por el reconocimiento del mundo académico. Dacosta dijo que era “un sueño” para él, y que era “mejor todavía” haber sido nombrado junto a Paco Torreblanca: “Yo no me esperaba esto”, reconoció. También mostró su agradecimiento a la UMH “por creer que la gastronomía tiene un espacio en la Universidad”. “En su seno podremos difundir la cocina de forma activa y con más sentido”, añadió.

En el acto de celebración del aniversario también se entregaron los premios a los profesores destacados y los Premios Extraordinarios de titulación del curso 2011/2012. El rector del centro, además, aprovechó la ocasión para defender la importancia de la universidad pública, ya  que, a su juicio, constituye “una de las instituciones clave” para el desarrollo futuro de la sociedad.

Cristian Ramón Marín

(27 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *