La inteligencia emocional en menores

El Día Universal del Niño pretende llamar la atención acerca de los menores más desfavorecidos, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a la sociedad de la importancia de trabajar por su bienestar y correcto desarrollo. El 20 de noviembre de 1989 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño.  El texto de la ONU reconoce a los niños y las niñas como agentes sociales y titulares activos de sus propios derechos. Entre las necesidades de los más pequeños, se encuentra su bienestar emocional, un aspecto que se debe trabajar desde el hogar pero, también, desde las instituciones. La profesora del Área de Psicología Evolutiva y de la Educación Cordelia Estévez aborda la importancia de la educación en inteligencia emocional en este artículo de opinión:

La inteligencia emocional en menores 

En 1996 Daniel Goleman definió  la Inteligencia Emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones”. Desde entonces, se ha utilizado este  concepto como herramienta  para comprender los diferentes procesos sociales, laborales o evolutivos  que el tradicional concepto de Cociente Intelectual no ha podido  explicar.

Aspectos como la capacidad para  identificar y regular nuestras emociones y  las de los que nos rodean, la habilidad para controlar la forma en la que las  expresamos y la capacidad para  motivarse uno mismo forman parte de los pilares claves de la Inteligencia emocional ; esto nos ayuda a entender por que las destrezas puramente cognitivas en ocasiones son insuficientes para resolver con éxito  los problemas cotidianos ya que en múltiples ocasiones la razón cede el control de nuestra conducta  a la emoción .

Al igual que las habilidades relacionadas con el intelecto, como el cálculo, la memoria o los idiomas, las relacionadas con las emociones se aprenden a lo largo de la infancia y se entrenan en las experiencias de la vida diaria. Por ello, educar en IE a los niños se convierte en un aspecto fundamental de su desarrollo, ya que, favoreciendo dimensiones como la personalidad, la autorregulación emocional, la motivación y el esfuerzo,  mejoramos su desempeño escolar y social.

Ya en 2002, la UNESCO  puso en marcha una iniciativa mundial para impulsar programas de aprendizaje emocional, pero son pocos los países que han hecho suya esta inquietud acerca de educar a sus niños mas allá de las materias clásicas y profundizar en la gestión de la emociones. Seguimos más preocupados por la cantidad de conocimientos y habilidades que puedan aprender nuestros hijos que en enseñarles a ser felices con los conocimientos que adquieren. Confiemos en que PIXAR consiga este año lo que la UNESCO hace 10 no pudo.

Nunca es tarde para pararnos y mirar hacia dentro buscando aspectos de esa otra inteligencia que todos tenemos y que podemos cultivar, Esto sin duda mejorará no solo nuestro funcionamiento social y laboral, sino también nos ayudará a ser más felices.

 

Cordelia Estévez Casellas Doctora en Psicología  Psicóloga clínica
Cordelia Estévez Casellas
Doctora en Psicología
Psicóloga clínica
(26 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *