La dieta mediterránea tradicional reduce un 30% la incidencia de enfermedades cardiovasculares

El profesor de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Martínez González ha analizado en la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández el estudio que ha permitido determinar que una dieta mediterránea tradicional, suplementada con aceite de oliva virgen extra y frutos secos, reduce un 30% la incidencia de complicaciones cardiovasculares. Se trata del primer trabajo basado en datos científicos que concluye que la dieta mediterránea es más efectiva que la baja en grasas recomendada para disminuir la incidencia de cardiopatías.

Los factores de riesgo como el tabaco, el colesterol, la hipertensión o la diabetes favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares pero, según el profesor Martínez González, “no es una ruleta rusa, se pueden controlar”. Por ello, el investigador sostiene que es indispensable fijar la atención en la salud y la prevención: “Se debe evitar que se instauren siquiera estos factores de riesgo”.

Dentro de las métricas empleadas en medicina para determinar la salud cardiovascular ideal, la mayoría están relacionadas con la nutrición: tensión arterial, nivel de colesterol, glucemia, índice de masa corporal, etc. El objetivo del Estudio de Prevención Primaria de la Enfermedad Cardiovascular con la Dieta Mediterránea (Predimed) es valorar los efectos de este tipo de alimentación sobre las complicaciones de enfermedades cardiovasculares graves como la cardiopatía isquémica o el ictus.

Se trata del primer trabajo de campo llevado a cabo en España con una muestra de más de 1.000 participantes. En concreto, 7.447 personas divididas en tres grupos de forma aleatoria han formado parte de la investigación. Los participantes no padecían ninguna cardiopatía al inicio del estudio pero sí contaban con alguno de los factores de riesgo para desarrollarla en el futuro. Uno de los grupos siguió una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra; el otro, una dieta mediterránea con un suplemento de frutos secos (como nueces y avellanas) y, el tercero, la dieta baja en grasas recomendada habitualmente. Para los participantes con las dos dietas mediterráneas, el consumo de aceite de oliva, pescado, frutas, verduras y legumbres era alto. Asimismo, ambos ingerían una cantidad baja de carnes y productos lácteos. En cuanto al alcohol, estaban permitidos el vino y la cerveza. Por su parte, el grupo que seguía la dieta baja en grasa tenía reducida la ingesta de todo tipo de grasa animal y vegetal mientras que aumentaba el consumo de hidratos de carbono.

Más de 200 centros de salud evaluaron trimestralmente la adhesión a la dieta de los pacientes con entrevistas personales por parte de dietistas. Los dos grupos con dieta mediterránea recibían cada semana aceite de oliva y frutos secos, con el fin de incentivar su participación. Los investigadores desarrollaron una escala métrica de catorce puntos con la que medir el seguimiento de la dieta por parte de los entrevistados. Además del cuestionario, se les realizó  análisis bioquímicos periódicos para verificar los datos.

Después de 5 años de seguimiento, los resultados estadísticos concluyen que la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva es la que favorece una menor incidencia de mortalidad por accidentes cardiovasculares. Los cambios favorables son tempranos y se pueden percibir a los 3 meses con la mejora de los factores de riesgo. Los fenoles presentes en el aceite de oliva virgen extra cuentan con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, decisivas en la prevención de arterioesclerosis y trombosis. La mejora en el tratamiento primario a través de la prevención supondrá también un importante ahorro económico, puesto que los ingresos hospitalarios por eventos cardiovasculares conllevan un gasto elevado. Miguel Ángel Martínez subraya que, además de tomar aceite de oliva virgen extra o frutos secos, es fundamental mejorar el patrón dietético global para mantener sano el corazón.

 

Belén Pardos

(23 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *