Pican las medusas

Pican, pican las medusas.
Pican con mucho disimulo.
Unas pican en las piernas
y otras pican en el cu....

Cuando pica una medusa, ¿por qué duele?

Las medusas pertenecen al grupo zoológico “Cnidarios” y son, como su nombre indica, urticantes. “Ortigas” marinas. Sus tentáculos, que contienen unas células llamadas cnidocistos o nematocistos, conforman una red para atrapar alimento y protegerse de posibles agresores. Cuando algo entra en contacto con las células urticantes, éstas disparan automáticamente un filamento de púas almacenado en su interior. La púa contiene un veneno que pretende paralizar y retener al atacante. El veneno de las medusas está compuesto de porinas, péptidos neurotóxicos, lípidos bioactivos y otras pequeñas moléculas.

Todas las medusas poseen células urticantes, pero no todas resultan dolorosas para los humanos. En el Mediterráneo, no se conocen hasta el momento especies mortales. En la costa levantina, las especies más relevantes son Rhizostoma pulmo, Cotylorhiza tuberculata y Pelagia nocticula. Antes de acudir a bañarse en la playa, es recomendable informarse de posibles alertas de bancos de medusas en los medios de información locales. A nivel global, la iniciativa Jellywatch.org recoge avistamientos de medusas en todos los océanos aportados por particulares.

Ante la picadura de una medusa, el profesor de la UMH José Manuel Ramos Rincón recomienda acudir a los servicios de auxilio y utilizar suero fisiológico para enjuagar la zona afectada. En su defecto, lo mejor es enjuagarse con agua de mar. “El agua dulce no es recomendable porque empeora un poco la herida”, advierte. Las células urticantes de las medusas se activan ante cambios osmóticos, las diferentes concentraciones en una disolución de agua, como ocurre entre el agua salada y la dulce o entre las células de la piel y el agua del mar. También se activan ante cambios de temperatura. “Si aplicamos agua dulce debe estar caliente, a una temperatura de 40ºC”, explica el profesor.

Ya que no todas las especies de medusa tienen el mismo veneno, resulta útil identificar la especie que ha producido la herida. Para eliminar los restos de medusa, se debe utilizar pinzas o guantes. Nunca frotar con la toalla o con arena.

El vinagre es efectivo para hacer estallar las células urticantes al mismo tiempo que se desactivan las púas que hacen penetrar el veneno en la piel. Otros remedios caseros son contraproducentes. El profesor de la UMH advierte que no es recomendable aplicar alcohol, amoniaco u orina. La picadura debe quedar limpia. Si se evita el sol directo la cicatriz será más discreta, aunque no es conveniente vendarla.

El experto en Medicina Clínica recomienda, ante todo, mantener la calma: “Si nos agobiamos y corremos, la sangre circula más rápido y el efecto del veneno es peor”. Si el dolor persiste, es recomendable aplicar lidocaína en pomada o antihistamínico por vía oral. Siempre, siguiendo las instrucciones farmacológicas y tras consultar con los servicios médicos.

Las personas que ya han sufrido otras picaduras de medusa pueden presentar una reacción más severa, ya que la sensibilidad al veneno aumenta con cada exposición. Si la víctima empeora y sufre alteraciones respiratorias, cardíacas o convulsiones, se le debe desplazar urgentemente al hospital más cercano.

Paulyn Cartwright et al. 2007 (PLOS ONE)

Aunque la genealogía de las medusas se discute, los fósiles más antiguos relacionados con este grupo animal tienen 580 millones de años. Probablemente sean los animales más antiguos del mundo.

Imagen: Fósil de medusa del periodo Cámbrico (hace 500 millones de años) recuperado en Utah (EE.UU.). Paulyn Cartwright et al. 2007 (PLOS ONE)


Melisa Molero y Claudia Saumell

(Visited 93 times, 2 visits today)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *