Nempitec comercializa combustibles ecológicos y económicos

“Nempi” hace mención a una filosofía japonesa de obsesión por la eficiencia y el bajo consumo de combustible y “Tec” proviene de tecnología. De su combinación nace Nempitec, una spin-off  puesta en marcha por estudiantes de Ingeniería Industrial de la UMH que tiene como principal objetivo facilitar el ahorro de combustible a cualquier persona que disponga de un vehículo. Según explica Manel Paredes, uno de sus integrantes, inicialmente se plantearon trabajar con los coches eléctricos, pero veían que se trataba de un tipo de tecnología alejada de las posibilidades de la población. El precio de las baterías, la falta de puntos de repostaje y el hecho de que las grandes empresas no habrán implantado del todo este nuevo sistema hasta 2020, convierte a los coches eléctricos en vehículos poco rentables. “Un eléctrico puro, que no fuera híbrido, tendría una autonomía de entre 160 y 200 kilómetros como mucho”, asegura Paredes.

Por este motivo la apuesta de Nempitec es el GLP, una mezcla de butano y propano que es convertido a líquido y utilizado como combustible para los vehículos. Actualmente cuenta con 200 puntos de repostaje a nivel estatal, entre los cuales se encuentra uno en Alicante, otro en Torrellano y uno más que se instalará en Elche.

 

Comparativa de precios entre gasolina y GLP en una gasolinera de Alicante // Foto de Manuel Paredes

Así, mientras que la gasolina tiene un consumo parvehículos de baja potencia de unos 1,50 euros/litro, el GLP lo tiene de 0,70 euros/litro por lo que la rentabilidad económica también es mayor. “Un coche que gasta 7 litros de gasolina gastaría con GLP un poco más, unos 8 litros, pero como el precio del litro es la mitad, la rentabilidad se mantendría”, asegura Ismael Pérez, otro de los componentes de Nempitec

La conversión a GLP consiste en la instalación de un sistema de inyección adicional que sin alterar la mecánica del vehículo permite hacerlo bifuel, pudiéndose usar GLP o gasolina con solo pulsar un conmutador. Sin embargo, las grandes compañías de automóviles todavía no fabrican en serie vehículos dotados de esta tecnología, por lo que cuando se le añade desde las fábrica el equipo necesario, puede llegar a elevar el precio de un coche de 15.000 a 20.000 euros. Por ello, Nempitec solicita al fabricante los equipos necesarios y ofrece a los talleres formación para llevar a cabo el montaje y servicio de gestión para la homologación del vehículo, de manera que el cliente pueda pasar la ITV sin problemas. Además, al actuar como intermediarios entre talleres y clientes se reducen gastos iniciales y la empresa apenas ha necesitado un capital inicial de 5.000 euros para ponerse en marcha.

Ismael Pérez insiste también en que echa de menos que se incentive este modelo de energías no contaminantes desde los organismos públicos. “Al gobierno le interesa que se eche gasolina para ingresar dinero rápidamente en forma de impuestos, pero no se da cuenta de que el beneficio a largo plazo en cuestiones medioambientales, de salud, de reducción de enfermedades o de dependencia de fuentes de energía externas sería mucho mayor si se apostara por el combustible GLP”, asegura el investigador.

 

Manuel Paredes (izquierda) e Ismael Pérez, dos de los creadores de Nempitec // Borja G. Moya

(16 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *