¿Hemos de aplicar frío o calor ante una lesión?

Existe una duda generalizada sobre si hemos de aplicar frío o calor ante una lesión. La realidad es que para decidir la solución idónea hemos de identificar si existe o no sangrado.

En las lesiones traumáticas, como puede ser un esguince de tobillo, el frío es una solución eficaz. Un traumatismo se produce cuando un tejido resulta dañado. Entonces se activan una serie de reacciones en el organismo que tienen como consecuencia una inflamación de la zona. Esta reacción es esencial y necesaria para que se cure el tejido lesionado. Sin embargo, tiene efectos colaterales como la hinchazón y el dolor que podemos mitigar con el frío.

En las contracturas la solución es aplicar calor local, ya que no se produce rotura ni sangrado en el tejido muscular. El calor ayuda a reducir la tensión muscular y a facilitar la circulación sanguínea.

Por tanto, en caso de lesiones traumáticas se recomienda aplicar frío con un vendaje de compresión, mientras que el calor ha de emplearse para aliviar lesiones donde no haya sangrado como en las contracturas o en la artrosis.

Sergio Hernández Sánchez, profesor de Fisioterapia de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Radio 5, todo noticias.

(21 lecturas totales, 1 lecturas hoy)

También te podría interesar

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *